LOS BEBES SON PARTE DEL COSMOS

El cuerpo es el portador de las fuerzas formadoras o plasmadoras, es el espejo del alma y lleva el sello de un espíritu cuya voluntad es vivir un nuevo destino. El cuerpo es el mas perfecto de los elementos constitutivos del ser humano. Su configuración y consistencia le convierten en el instrumento idóneo para la existencia, vida y actuación del alma y el espíritu, aquí en la Tierra. La madre trasmite sus preciadas fuerzas formadoras al niño a través del cordón umbilical, durante todo el embarazo y enérgeticamente durante toda su vida. 

PRODUCTOS